• Categoría de la entrada:Entrevista
  • Tiempo de lectura:9 minutos de lectura

Comala Podcast:
voces, literatura y cine

«Comala» habla sobre temas de la vida cotidiana desde la literatura y el cine, comparando e indagando sobre un tema y a la vez ejemplificando en cuatro obras distintas. Así se crea y se establece uno de los «podcasts» caleños sobre literatura más conocido.

María Fernanda Urbano

El 26 de julio de 2020 Comala Podcast comparte su primera publicación en Instagram, y nace así su primer episodio que habla sobre la pandemia. Comala habla sobre temas de la vida cotidiana desde la literatura y el cine, comparando e indagando sobre un tema y a la vez ejemplificando en cuatro obras distintas. Así se crea y se establece uno de los podcasts caleños sobre literatura más conocido. 

El podcast

Le das play en algunas de las diferentes plataformas, Spotify, por ejemplo, o Google Podcast. Escuchas entonces sonidos relacionados con el título, frases de películas o canciones. Te encuentras así con dos voces, la de Karol y Jorge, que te presentarán cuatro obras: dos literarias y dos audiovisuales sobre un tema específico, como el sexo, la religión o la tecnología.

¿Cómo nace Comala Podcast?

Para ser sinceros, Comala Podcast se llamaba al principio Revista Comala. Nuestra idea era realizar una revista virtual que tratara diferentes temas culturales; entre ellos, la literatura y el cine. Aunque ahondamos en esta idea y llegamos a hacer bocetos y demás, no alcanzó a concretarse del todo.

Luego llegó la pandemia y los planes se hicieron más difusos. Pasó el tiempo y a mediados del 2020, en un ataque de creatividad, decidimos transformar lo que teníamos para la revista en un podcast, formato que ya habíamos discutido antes, pero que realmente era totalmente nuevo para nosotros.

Así, sin saber mucho en qué nos metíamos, sin el equipo o la experiencia necesaria, comenzamos Comala Podcast, un poco a ciegas, pero muy felices de haberlo hecho.

¿Por qué escogieron el formato podcast?

Cuando hablamos de hacer la revista, discutimos diferentes formatos para ampliar sus fronteras; entre ellos se encontraba el podcast. Este nos parecía una excelente manera de llegar a muchas personas, con una temática concreta, moderna y capaz de capturar a la audiencia que no está acostumbrada a este tipo de temas.

Tú puedes escuchar un podcast mientras haces ejercicio, vas en el transporte, manejas o prácticamente en cualquier momento que quieras un poco de soledad, pero también entretenerte. Asimismo, el formato nos permitía una conversación más amena sin dejar de ser rigurosos.

Por último, y esto fue lo que nos motivó al final, entendemos que las audiencias han cambiado. Antes era normal encontrarse con diversas revistas literarias, y esto se debía a que la población las consumía ávidamente. Ahora, con el auge de las nuevas tecnologías, las personas quieren algo más rápido, ligero y sencillo de consumir. Vivimos en el «ahora» (nunca mejor dicho) y el podcast nos sirve para dar un mensaje concreto, certero y completo.

¿Cómo escogieron el formato de la comparación entre obras de cine y literatura?

Las ideas iniciales consentían muchas más artes como la música, el teatro o la pintura. Sin embargo, no se puede hacer un podcast en que se hable de todo porque a la larga terminaríamos hablando de nada. Tuvimos que quitar algunas cosas y al final nos quedaron literatura y cine, los cuales manejamos con más soltura.

Luego vino la discusión sobre cómo relacionarlos. No queríamos hablar por hablar, sobre todo porque sabíamos que podría ser un desastre. Entonces, se nos ocurrió elegir un tema en específico y contrastarlo entre obras cinematográficas y literarias. De esa manera, cada uno de nosotros selecciona una obra audiovisual y literaria y analizamos el tópico en cuestión, siempre teniendo claro que no lograremos agotarlo del todo, lo cual nos da la oportunidad de hablarlo en otras ocasiones.

Por otro lado, cada mes tenemos un invitado (o invitados) especial que nos ayuda a examinar las obras y que nos brinda su visión particular. Con ellos llenamos el vacío que podemos tener en materia de otras artes y, además, ampliamos el abanico de posibilidades a la hora del análisis.

¿Qué temas han tratado y cómo los escogen?

Al momento de esta entrevista hemos tratado treinta temas; entre ellos, la pandemia, el amor, la muerte, la guerra, la maternidad, el hombre, la mujer, el sexo… Para elegirlos realizamos una lluvia de ideas con los temas que más nos llamen la atención. Intentamos que sean cuestiones que nos afecten en lo personal y que también sean de interés para los escuchas del podcast. A fin de cuentas todos hemos sufrido por amor o disfrutado del sexo. Además, buscamos que encierren un sinfín de posibilidades y de ese modo abrir muchos caminos a la hora de abordarlos en las obras.

Las voces tras Comala

¿Cómo sobrellevan un proyecto como este, sacando un episodio cada semana, y sus otras actividades?

Desde un primer momento ambos sabíamos que este proyecto iba a significar un esfuerzo importante y un acuerdo de tiempos para poder llevarlo a cabo. A partir de esto los dos decidimos organizarnos y lo hicimos estableciendo fechas límites para ver las películas, leer los textos y poder indagar un poco más sobre los temas; ambos trabajamos y solo contamos con los fines de semana y algunas horas en las noches  para hacer la grabación, editar, etc.

Ambos contamos con un tiempo limitado, pero entendíamos que la importancia de este proyecto, y su éxito, dependen del compromiso. Los dos comprendemos que en algunas ocasiones no vamos a poder cumplir con las fechas, ya sea por algún impedimento personal o simplemente por algún suceso extraordinario, pero es muy grato para nosotros ver la acogida que el podcast ha tenido, y creemos que eso nos hace seguir. 

 ¿Qué buscan con Comala Podcast?

Lo que buscamos es consolidar este proyecto como uno de los mejores podcasts de habla hispana, a eso le apuntamos. Con esto en mente, cada día trabajamos para brindar un gran contenido, más dinámico, con el que podamos interactuar con nuestros escuchas, invitar a otros podcaster y, en fin, formar comunidad.

Lo que buscamos es consolidar este proyecto como uno de los mejores «podcasts» de habla hispana.

Queremos hacer de este podcast un espacio cultural y valioso, donde todos, de alguna manera, contribuyamos. Para nosotros es importante llegar a más personas y para ello hemos pensado distintas propuestas, como Después de Comala,  donde respondemos las preguntas y hablamos sobre las recomendaciones que nuestros escuchas tienen sobre el tema del capítulo semanal en nuestro Instagram.

¿Quiénes son las voces tras Comala?

Bueno, las voces detrás del proyecto somos Jorge y yo, dos amigos que desde temprano compartimos el amor por las letras y el cine.  Precisamente, en nuestras charlas casi siempre terminábamos discutiendo y recomendándonos obras. Así que pensamos que, como a nosotros nos hubiera gustado poder escuchar a otras voces con los mismos gustos, y si bien existían espacios parecidos, no estaba de más dar nuestro aporte.

Como dice Karol, nos conocemos desde hace mucho, incluso ambos estudiamos juntos y  somos licenciados en Literatura, además nos hemos dedicado en vías distintas a difundirla. Los dos pensamos que espacios donde se hable de literatura y cine nunca están de más, siempre vamos a encontrar personas que les gusta aprender, y lo maravilloso del formato es que puedes hacerlo simplemente escuchando y al tiempo dedicarte a hacer tus labores diarias.

También tienen invitados, ¿cómo los escogen y cómo es grabar con ellos?

Así como realizamos podcast también somos consumidores. De esa forma, empezamos recomendándonos capítulos de diversos podcasters y después pensamos que sería interesante invitar al programa voces nuevas y diversificar el contenido. El proceso de grabación se hace por sesiones; contamos con una herramienta que nos ayuda a la hora de registrar el audio. Por lo tanto, tenemos todo mucho más controlado, pues grabar con otras personas suele ser algo complejo.

En la actualidad existen herramientas que permiten grabar al mismo tiempo con personas que se encuentran en distintas partes del mundo. Ambos nos reunimos a pensar la propuesta y la mejor forma de trabajar con los invitados; después los contactamos y les explicamos la dirección a la que queremos apuntar. Es grato saber que ellos, como nosotros, se entusiasman tanto que incluso olvidan que estamos grabando.

Es grato saber que ellos, como nosotros, se entusiasman tanto que incluso olvidan que estamos grabando.

¿Cómo ha sido la experiencia al crear y hacerse conocer?

En una palabra: difícil. Sin embargo, todo lo que vale la pena lo es. Además, no pensábamos que sería de otra manera. En la actualidad, existen muchísimas opciones a la hora de consumir contenido virtual. Entre los youtubers, influencers, instagramers y todo lo demás, es difícil destacar en este mundo.

Así, crear el podcast y darlo a conocer resulta complejo, sobre todo porque inicias desde cero ante una audiencia saturada de contenido. No obstante, eso no debería desanimar a nadie que quiera hacerse un camino en la virtualidad. Las dificultades, en cualquier contexto, son inevitables. Nosotros lo hemos vivido en lo personal y ahora con Comala. Aunque ha sido complejo, darnos cuenta que nos escuchan, comentan e interactúan con nuestro contenido convierte todo en algo supremamente gratificante. Cada like, comentario o saludo se transforma en una pequeña victoria que nos motiva a seguir, sobre todo porque es de apreciar que las personas dediquen su tiempo a escucharnos. El aprendizaje es diario, por lo cual no podríamos estar más contentos de dedicarnos a esto.