• Categor铆a de la entrada:Ensayo

Generaci贸n mutante:
narradores colombianos

Jorge Medina

Orlando Mej铆a Rivera, en La generaci贸n mutante: nuevos narradores colombianos (2002), nos expone las caracter铆sticas literarias de un grupo de escritores a los que vincula con el t茅rmino de 芦mutantes禄Esa generaci贸n, la 芦generaci贸n mutante禄, se ha cimentado sobre la construcci贸n de una literatura basada en la experiencia de una sociedad que ya nada tiene que ver con la Aracataca de Gabriel Garc铆a M谩rquez.

Generaci贸n mutante: 驴por qu茅 los llama as铆?

Mej铆a menciona tres contextos donde se emplea el t茅rmino:

En el discurso biol贸gico, mutante es el ser que se transforma a partir de diversos contenidos que asimila hasta lograr una variaci贸n significativa. Es una transformaci贸n gen茅tica, una hibridaci贸n de especies. La generaci贸n mutante hibrida g茅neros, c贸digos culturales, supera los l铆mites can贸nicos.

En el c贸mic, los mutantes son seres poderosos, superiores al poder f铆sico y ps铆quico del ser humano com煤n. Son el resultado de adherencias h铆bridas que los constituyen en cuerpos con mayores habilidades a las de un cuerpo normal; por ejemplo, Los mutantes y X-Men de Marvel.

En los a帽os ochenta, los j贸venes estudiantes llamaban 芦mutantes禄 a los que ahora llaman 芦nerds ch茅veres禄. Estos son los interesados por el estudio de la cultura, por la academia, consumidores del conocimiento que, adem谩s, son buenos deportistas, bailarines, cantantes, etc. Sus espacios de esparcimiento para el goce intelectual y para el goce de la vida social no se restringe al estereotipo bohemio de los que solo charlan en caf茅s y se embriagan porque no pueden con el peso mortal del poeta maldito.

Hay una cuarta connotaci贸n del t茅rmino:

El cuarto, y 煤ltimo, sentido que se le quiere dar al t茅rmino toma su met谩fora del campo ling眉铆stico, donde una mutaci贸n o cambio fon茅tico es un salto sin etapas intermedias, un salto abrupto, que llevado al marco socioantropol贸gico se convierte en un giro epist茅mico y simb贸lico (Mej铆a, 2002, p. 48).

隆Un salto sin etapas intermedias! Esta generaci贸n dio un brinco en la tradici贸n literaria, salt贸 de ese afluente repetitivo.

Y agrega:

Esta generaci贸n ha tenido una mutaci贸n simb贸lica en relaci贸n con su espacio geogr谩fico y con lo que entiende por sus ra铆ces aut贸ctonas. Existe un desarraigo profundo respecto a los valores tradicionales que definen, o intentan definir, el 鈥渟er colombiano鈥 y se genera una narrativa cosmopolita nacida, en buena parte, de la sensaci贸n de pertenecer a cualquier lugar del planeta y, a la vez, de no ser de ning煤n lado (p. 48).

La generaci贸n mutante y Gabriel Garc铆a M谩rquez

La literatura de estos escritores les pertenece como producto de la experiencia propia y no de la ajena. La obra garciamarquiana es el resultado de un contacto cultural determinado que dot贸 a su literatura de elementos, a juicio de muchos, m谩gicos por ser extra帽os, raz贸n por la que se le impone la etiqueta del realismo m谩gico. La obra de los escritores 芦mutantes禄 es el resultado del distanciamiento de esa concepci贸n de mundo para volcarse sobre la propia: la del mundo posmoderno.

Cien a帽os de soledad, la obra m谩s reconocida del nobel colombiano, contiene los grandes t贸picos de su literatura. Uno de los m谩s f谩ciles de rastrear es el sue帽o.

Cuando llega a Macondo la peste del insomnio, se dice:

En ese estado de alucinada lucidez no s贸lo ve铆an las im谩genes de sus propios sue帽os, sino que los unos ve铆an las im谩genes so帽adas por los otros (Cap铆tulo III de Cien a帽os de soledad).

Aquella extra帽a concepci贸n del sue帽o, como un espacio compartido, aparece en cuentos como 芦Ojos de perro azul禄 (1950), 芦La viuda de Montiel禄 (1962), 芦Me alquilo para so帽ar禄 (1980) y en novelas como Del amor y otros demonios (1994), entre muchos otros claros ejemplos de su obra literaria. Y aunque mi prop贸sito ahora no es el de referirme al hecho de que la obra garciamarquiana es producto de la influencia wayuu, debo decir que esas caracter铆sticas particulares del mundo on铆rico corresponden al imaginario del wayuu.

En una entrevista a Michel Perrin, etn贸logo franc茅s e investigador de la cultura de los ind铆genas guajiros, se evidencian aquellas caracter铆sticas del sue帽o que tan m谩gicas resultan en la literatura de Gabo (Moreno, 1994). 驴Pero hubo, realmente, un contacto entre esa comunidad y Gabriel Garc铆a M谩rquez? Claro que la hubo. El escritor nos dice:

La casa de Aracataca estaba llena de guajiros [鈥 indios guajiros, no de habitantes del departamento de la Guajira. Eran gente distinta, que aportaba un pensamiento y una cultura a esa casa que era de espa帽oles, y que los mayores no apreciaban ni cre铆an. Pero yo viv铆a m谩s a nivel de los indios, y ellos me contaban historias y me met铆an supersticiones, ideas que yo notaba que no ten铆a la abuela 鈥損orque ella ten铆a otras, pero eran completamente cat贸licas, m谩s ligadas a ese culto cat贸lico de la muerte, porque es una religi贸n que est谩 hecha para no ser feliz sino en la muerte, y no hay que preocuparse de cuando se arregla esto (G. G. M, citado en: Moreno, [60-61], p. 59).

Ahora bien, la generaci贸n mutante es la generaci贸n de los distanciados. Piense, por ejemplo, que Gabo es el sol que ilumin贸 por mucho tiempo la pradera de la literatura colombiana. Despu茅s de Gabriel Garc铆a M谩rquez, los escritores quisieron utilizar la experiencia del nobel para hacer literatura. El resultado es un conglomerado de sombras, de escritores que no dejaron de mirar al sol y acabaron cegados, impidi茅ndose la posibilidad de ver otras realidades.

Los escritores de la generaci贸n mutante sacaron el parasol para que la luz de ese genio no los cegara; de esta manera, la literatura colombiana se abri贸 a nuevos caminos que ya no reposan, necesariamente, en el jard铆n de sue帽os m谩gicos plantado en Macondo.

Despu茅s del 茅xito de Gabo, la siguiente generaci贸n de escritores se perdi贸 en el ensue帽o garciamarquiano, empleando las memorias prestadas del escritor de Aracataca para construir unas p谩ginas literarias que no eran propias, sino anexos ap贸crifos de la obra de M谩rquez. Curiosamente, los escritores que buscaron marcar una diferencia directa frente a la obra del nobel tambi茅n son un producto claro de la determinante influencia del escritor. Esa es la llamada generaci贸n perdida que menciona Mej铆a:

La denominada Generaci贸n perdida se perdi贸, precisamente, porque nunca se conect贸 con su propio pasado, pues sus recuerdos jam谩s lograron atravesar, indemnes, el olor de la guayaba y las mariposas amarillas de Mauricio Babilonia (Mej铆a, 2002, p.35).

Nueva generaci贸n de escritores colombianos

La nueva generaci贸n, la que le da forma a la nueva narrativa colombiana, obedece a la actitud de un grupo de escritores que sacaron el parasol para observar al fondo de la calle. All铆, en esa esquina pr贸xima, se encuentran todas las posibilidades de la vida urbana.

Lo novedoso, dice Mej铆a, corresponde al encuentro con un 芦mundo literario postmacondiano禄. Lo novedoso, entonces, es que el 芦mundo literario postmacondiano禄 es el mundo social posmoderno. Cuando esta generaci贸n decidi贸 abrir la sombrilla, pudo contemplar su entorno inmediato y utilizarlo para contarlo, para darle origen a una nueva literatura.

Pero 驴qu茅 es la posmodernidad? Zygmunt Bauman (2009) utiliza otro t茅rmino: 芦modernidad l铆quida禄Con este pretende metaforizar una etapa de la vida social en la que los s贸lidos se han derretido, y enti茅ndase por s贸lidos todas las instituciones y valores que aquellas promulgaban. Anthony Giddens (1999) se niega al empleo del t茅rmino posmodernidad porque considera que no se est谩 entrando en un nuevo per铆odo:

Nos estamos trasladando a uno en que las consecuencias de la modernidad se est谩n radicalizando y universalizando como nunca (p. 17).

驴qu茅 es la modernidad? Mej铆a nos da luces al respecto:

La modernidad se entiende como el proyecto filos贸fico-pol铆tico que naci贸 en el siglo XVIII en medio de los ideales de la Ilustraci贸n, el cual atribuye a la racionalidad humana la capacidad de crear una sociedad de hombres libres, a trav茅s del progreso de la ciencia, la t茅cnica y la econom铆a. El proyecto de la raz贸n ilustrada est谩 铆ntimamente relacionado con la idea de democracia, secularizaci贸n, progreso, libertad, ideas universales, historia y pensamiento positivista (2008, p.95).

La raz贸n y el progreso son los t茅rminos clave para comprender dicho proyecto, el cual da forma a los llamados metarrelatos, que seg煤n Lyotard (1987) son destruidos por la posmodernidad:

Mi argumento es que el proyecto moderno (de realizaci贸n de la universalidad) no ha sido abandonado ni olvidado, sino destruido, 鈥渓iquidado鈥 (p. 30).

Giddens, aunque est谩 en desacuerdo con Lyotard, reconoce que en la sociedad impera la sensaci贸n de incertidumbre:

Nada puede saberse con certeza, dado que los preexistentes 鈥渇undamentos鈥 de la epistemolog铆a han demostrado no ser indefectibles; que la 鈥渉istoria鈥 est谩 desprovista de teleolog铆a, consecuentemente ninguna versi贸n de 鈥減rogreso鈥 puede ser defendida convincentemente; y que se presenta una nueva agenda social y pol铆tica con una creciente importancia de las preocupaciones ecol贸gica y quiz谩s, en general, de nuevos movimientos sociales (Giddens, 1999, p. 52).

Por lo tanto, independientemente de si aceptamos o no el t茅rmino de posmodernidad, de si estamos o no viviendo las consecuencias de la modernidad, vistas como una extensi贸n del proyecto original y no como una aniquilaci贸n de dicho proyecto, lo cierto es que habitamos una etapa de la vida social donde abundan unas caracter铆sticas espec铆ficas.

Estas caracter铆sticas son interiorizadas por los escritores de la generaci贸n mutante.

Caracter铆sticas de la generaci贸n mutante: el contexto social

Carlos Monsiv谩is, en su ensayo Del rancho al internet (1997), nos expone una serie de cambios culturales que determina bajo el concepto de migraciones culturales, todas representantes de una nueva forma de vida social. Entre ellas se destacan, por ejemplo:

  • “La explosi贸n demogr谩fica de credos”.
  • Las nuevas concepciones de los masculino y lo femenino.
  • El reconocimiento p煤blico de la mujer como sujeto que desea y no ya como objeto de deseo.
  • El desplazamiento de la vida privada a la confesi贸n p煤blica frente a las c谩maras.

Todas estas migraciones culturales constituyen un distanciamiento de los valores tradicionales. Puesto que la literatura muestra, entra tantas otras cosas, un compendio de valores de una sociedad determinada, pues esas transformaciones culturales se empiezan a manifestar en los escritores cuando depositan la mirada en su contexto, no ya directamente en la sociedad escrita en la tradici贸n literaria.

Cuando los 芦mutantes禄 volcaron la mirada sobre la calle, vieron los avisos publicitarios de coca-cola y las nuevas formas de volar, que nada tiene que ver con colgar una s谩bana blanca en un patio de Macondo:

En nuestro McOndo, tal vez como en Macondo, todo puede pasar, claro que en el nuestro cuando la gente vuela es porque anda en avi贸n o est谩n muy drogados (Fuguet y G贸mez, citado en Mej铆a, 2002, p. 54).

Luego, al volver a casa, se encontraron con la cultura popular de masas que se proyecta desde el televisor. Por eso, la generaci贸n mutante puede dejar a un lado las relaciones intertextuales para establecer relaciones intervisuales o entre marcas publicitarias, porque:

El mundo se empeque帽eci贸 y compartimos una literatura bastarda similar, que nos ha hermanado irremediablemente sin buscarlo. Hemos crecido pegados a los mismos programas de televisi贸n, admirado las mismas pel铆culas y le铆do todo lo que se merece leer, en una sincron铆a digna de considerarse m谩gica (Fuguet y G贸mez, citado en Mej铆a, 2002, p. 54).

Es as铆 como tenemos a un Chaparro Madiedo separ谩ndose del canon y publicando un art铆culo de prensa con la forma de una ficci贸n, en la que se establece un di谩logo con un personaje de televisi贸n, y en la que se resaltan los valores individuales, la libertad, la independencia, el desapego de las normas. 驴Y qui茅n no conoce a Bart? Oye Bart:

Sales de clase, despu茅s de aguantar ocho horas con las nalgas aplastadas en un fr铆o asiento, y te diriges a tu barrio, a tu casa. Pasas por el paradero del bus. Vas sonriente. Vas con el sol en tus huesos, en tu sangre. En tu interior sabes que eres la cosa m谩s salvaje que ha producido Springfield. [鈥 Eso es lo que m谩s me gusta de ti. Tu forma salvaje de ser. Te importa un culo esa vida aburrida de Springfield, esa ciudad neur贸tica del pa铆s m谩s neur贸tico del planeta (Chaparro, 1992).

Es as铆 como tenemos, aunque ya no en Colombia (en M茅xico), un relato donde se pretende explicar el concepto de posmodernidad a una puta, porque vivimos en la aldea global y lo mismo pasa aqu铆 que en M茅xico, y todos los representantes de las clases sociales pueden encontrarse por azar (o ya no por azar) alrededor de un 芦carrito de hot dogs禄:

Mientras com铆a mi hot dog, la anciana se acomod贸 sobre un diminuto banco de madera y de la bolsa de su delantal extrajo un libro de Jean Baudrillard, que ten铆a un separador en la hoja 126 (Fadanelli, p. 12).

Este escritor mexicano muestra en su relato lo que el escritor colombiano pudo contemplar cuando tom贸 la decisi贸n de abrir el parasol. Dej贸 de ver lo que la tradici贸n literaria le hab铆a iluminado para centrarse en las im谩genes de su entorno inmediato, de su vida cercana, de las experiencias contempor谩neas en su propia sociedad y bajo el filtro de su propia psicolog铆a.

En conclusi贸n, 驴cu谩les ser铆an algunas de las caracter铆sticas de la generaci贸n mutante?

Caracter铆sticas de la literatura de la generaci贸n mutante

  • Es una generaci贸n de escritores que聽se separa de lo que se considera la tradici贸n literaria colombiana.聽No hay temas vedados para estos escritores por el hecho de ser colombianos; es decir, todo es susceptible de ocupar las p谩ginas del pensamiento y de la literatura. Por supuesto, esa globalidad puede hibridarse con la localidad, sin inconvenientes fronterizos.
  • Su literatura se cimienta sobre las experiencias personales en su entorno inmediato.聽No se trata ya de mirar al pasado, sino de ver la vida propia y las circunstancias actuales聽para referirlas en las obras. Esto produce un fen贸nemo interesante: una ruptura (en mayor o menor medida) entre los l铆mites de lo que Mej铆a llama 芦la cultura popular y de lo urbano禄. 驴Qu茅 es lo que sucede con lo popular y lo urbano? Que estos escritores se expresan tanto de lo tradicional como de lo moderno,聽hibridando (palabra clave) los contenidos locales con las experiencias globales del cine, la televisi贸n, la publicidad y la relevante presencia del internet
  • Es una literatura creada en el contexto de la llamada posmodernidad. Si bien el concepto de la posmodernidad es conflictivo, no se debe desconocer que聽hay una suma de rasgos propios del mundo globalizado que influyen en la literatura de la generaci贸n mutante, rasgos que obedecen a una novedosa forma de las relaciones sociales e intersubjetivas en el mundo contempor谩neo. Por ejemplo, Mej铆a menciona que esta generaci贸n es due帽a de un 芦escepticismo ideol贸gico e iron铆a cr铆tica禄. Estos 芦mutantes禄 no poseen (aunque no puede generalizarse) un compromiso ideol贸gico o pol铆tico fuerte en el interior de sus obras literarias. Su literatura no es un mecanismo de ascenso pol铆tico y social. Muchas de las fronteras establecidas con el discurso de la modernidad se ven quebradas o hibridadas, como expresi贸n del reconocimiento de una pluralidad de significados..
  • Puesto que la literatura de la generaci贸n mutante se crea en relaci贸n con el entorno inmediato, con la nueva din谩mica de las relaciones intersubjetivas en el mundo contempor谩neo (posmoderno, de modernidad l铆quida, de consecuencias de la modernidad, etc.),聽sus temas expresan diversas transformaciones en el campo de los g茅neros literarios, de la condici贸n del ser masculino o femenino, de la importancia de la vida privada y la experiencia personal frente al arrollador embate de la historia oficial, etc.

Escritores de la generaci贸n mutante

Orlando mej铆a Rivera menciona los siguientes escritores de la generaci贸n mutante:

  • Julio C茅sar Londo帽o.
  • Rigoberto Gil Montoya.
  • Santiago Gamboa.
  • Octavio Escobar Giraldo.
  • Philip Potdevin.
  • H茅ctor Abad Faciolince.
  • Jorge Franco Ramos.

Documentos citados

Bauman, Z. (2009). Modernidad l铆quida. Fondo de Cultura Econ贸mica.

Chaparro Madiedo, R. (1992). Eres un Bart-Baro total. La prensa, Bogot谩, 25 de julio, p. 8.

Fadanelli, G. (s. f.). La posmodernidad explicada a las putas. En El d铆a que la vea la voy a matar.

Garc铆a M谩rquez, G. (1967). Cien a帽os de soledad. Suramericana.

Giddens, A. (1999). Las consecuencias de la modernidad. Alianza Editorial.

Mej铆a Rivera, O. (2002). La generaci贸n mutante: nuevos narradores colombianos. Editorial Universidad de Caldas.

Mej铆a Rivera, O. (2008). La pol茅mica entre modernidad y posmodernidad. En La muerte y sus s铆mbolos. Muerte, tecnocracia y posmodernidad. Universidad de Antioquia, Medell铆n.

Monsiv谩is, C. (1997). Del rancho al internet.

Moreno Blanco, J. (1994). Entrevista con Michel Perrin. Viajes de las almas, pr谩cticas del sue帽o. Huellas, Revista de la Universidad del Norte (41).

Moreno Blanco, J. La cepa de las palabras. Intercambio lenguajero Way煤u y continente biogr谩fico garciamarquiano. Huellas, Revista de la Universidad del Norte (60-61).