Once minicuentos absurdos

Once minicuentos absurdos: «El cartero», «La estrategia de la guerra», «En las manos y en las cartas», «Los tonos menores», «El doble», «Los diarios», «La estafa», «Las buenas obras», «Camaleón sin camaleón», «El dato», «Viajes en el tiempo».

Sin comentarios

La lectura durante la pandemia

Las posibilidades de leer, tanto libros físicos como digitales, han aumentado en los últimos meses. Quizá uno de los aspectos más valiosos que esta pandemia nos deja sea el tener más tiempo libre. Ahora que más personas regresan a las calles, me temo que el tiempo dedicado a la lectura disminuya.

Sin comentarios

Receta para la depresión

Ansiedad/El oído atento, pasos rápidos en la acera enmohecida/Un cuerpo abraza lo cotidiano como fusil en el pecho desnudo/El golpeteo incesante del olvido que no llega.

1 comentario

El rostro en la pantalla

Nos veríamos el sábado, pero resultó imposible. Todos sabemos la razón. El mundo de hoy es diferente al de hace apenas tres meses. Lo de ahora es extrañar y enfrentarse a la soledad. Nosotros vivimos en ciudades distintas, por eso el anhelado reencuentro parece más lejano.

Sin comentarios
Astillas 1: la pandemia del covid-19
Astillas: La pandemia del covid-19

Astillas 1: la pandemia del covid-19

Confieso que llorar en pandemia cambió la percepción de mi vida. La pandemia redujo mi infancia a una mera complicidad lejana entre el desconocimiento y la fortuna de ser el primer hijo, el anhelado nieto y sobrino consentido.

Sin comentarios

2020

La ansiedad que se cuela por la puerta pocas veces abierta/La compañía que no es refugio, ni compañía/solo hastío mal disimulado, cinismo invisible.

Sin comentarios

Las palabras que no digo…

Las palabras que no digo/Los besos que no doy/Los insultos que empuño dentro del bolsillo/El viento que se atasca en el vendaval de la garganta/Los afanes que arrastro en la suela de los zapatos.

Sin comentarios

El tabú de estornudar

Nunca estornudar fue tan trágico. Toda obra de teatro, toda novela, todo cuento puede terminar con el estornudo de uno de sus personajes, demarcando el inicio de una posible tragedia.

Sin comentarios

¡Llegaste al final!

Ten paciencia: ¡solo son segundos!